Registro / Usuario

Club de Castorcitos PDF Imprimir E-mail

CASTORCITOSLa Iglesia Adventista a través de los años se ha dado cuenta que las necesidades de los niños son varidas, y especialmente diferenciadas con respecto a las edades de los niños y jóvenes.

Hace más de 100 años comenzó con las Sociedades de jóvenes, para suplir las necesidades espirituales, sociales y misioneros de los jóvenes de nuestra Iglesia.

Oficialmente hace poco mas de 50 años se crea el Club de Conquistadores con el fin de desarrollar física, menal, social y espiritualmente a los niños y jóvenes entre 10 y 16 años.

En la decada del ochenta, se comenzó timidamente en un comienzo, y luego formalmente, la ampliación de este Club, hacia las edades menores, es decir de 6 a 9 años, creandose, incluso con ideales, insignias y METODOLOGIAS diferentes, el Club de Aventureros

Pero ya en este nuevo siglo, el XXI, la Ilgesia se ha dado cuenta, a la luz de los escritos de nuestra hermana Elena G. de White, y de la evidencia práctica, que también tiene importancia el realizar actividades para los niños menores a e la edad de aventureros, por es razón nuestra Iglesia ha creado El Club de Castores Deseosos, como anexo al de Aventureros, y que comprende las edades de 3 a 5 años, y donde la participación de la Familia, Padres cobra aún mayor importancia que el Club de Aventureros, ya que muchas de las actividades los niños deben completar en Casa, a través de los libros de ayuda para cada Clase.

Es muy cierto que nuestra iglesia ya se había preocupado de esa edad con las Clases de Cuna e Infantes, pero también es cierto que Jesús " crecia y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre él", por esa razón este programa de Castores Deseosos viene a COMPLEMENTAR las actividades del Ministerio del Niño.

Quizás usted dirá "otro club más, esto se va a convertir en la Iglesia de los Clubes", no importa que haya 100 clubes lo que importa es que "llevemos a los niños a los pies de Cristo" y si desde antes podemos guialos, más Gloria sea para Dios. Y si piensa que "la escuela adventista suple esas necesidades", bueno en todas partes NO HAY colegios adventistas,a parte que son actividades que se realizan los Domingos, u otro día que no interfiera con sus responsabilidades escolares o preescolares, sino mas bien que las complementa.

Los Niños de Tres a Cinco años ahora no tienen que sentarse mientras que sus más viejos hermanitos están en los conquistadores o los aventureros. Ellos ahora vienen adelante a la iglesia y gozan del programa de los castores Deseosos.

Declaración de la misión

La misión del Club de Castores Deseosos es con una variedad de actividades manuales desarrollar en los niños de la iglesia un respeto y un amor duraderos hacia Dios, hacia la familia, hacia otros, hacia la iglesia y hacia la naturaleza.

Declaración de la filosofía

Los niños del Club de Castores Deseosos están descubriendo sus propias identidades, valores que se convierten y están ampliando sus horizontes en una variedad de maneras. El club ofrece una experiencia más allá de la escuela de Sabática que es única y atractiva, y que para muchos puede no estar disponible en cualquier otro lugar.

El Club de Castores utiliza las actividades con manos, engranadas específicamente para esta categoría de edad, para proporcionar experiencias y para desarrollar las habilidades que serán beneficiosas a través de vida.

Declaración de metas generales

  1. Los castores aprenden a entender el amor de Jesús y que él tiene un plan para sus vidas.
  2. Enseñe a los niños habilidades individuales y sociales con actividades manuales.
  3. Cree un enlace de amistad hacia otros niños y hacia los adultos.
  4. Asegure un sentido de pertenecer al club de castores, a la iglesia local y a la denominación de los Adventistas del Séptimo Día.
  5. Inspire un deseo de servir a otros.
  6. Promueva un amor y respeto por la naturaleza.
  7. Inculque una sensibilidad hacia los sentimientos de otros.
  8. Enseñe la responsabilidad y el autodominio personales.
  9. Anime a los niños que transfieran las habilidades y las lecciones aprendidas en el club de castores hacia su familia, hacia la escuela, hacia la iglesia y a la comunidad.