Registro / Usuario

Clases de Aventureros PDF Imprimir E-mail

C L A S E S    D E    A V E N T U R E R O S

"Se debe preparar a los niños para que lleguen a ser misioneros; se les debe ayudar para que comprendan claramente lo que deben hacer para ser salvos" (Consejos para Padres Maestros y Estudiantes, en inglés, pág. 168). La mejor preparación consiste en "el desarrollo armonioso de las facultades físicas, mentales y espirituales. Prepara al estudiante para el gozo de servir en este mundo, y para un gozo superior proporcionado por un servicio mas amplio en el mundo venidero" (La Educación, pág. 11).

"Puesto que tanto los hombres como las mujeres tienen una parte en la constitución del hogar, tanto los niños como las niñas deberían obtener un conocimiento de los deberes domésticos. El tender la cama, ordenar una pieza, lavar la loza, preparar una comida, lavar y remendar su ropa, constituyen una educación que no tiene por qué hacer menos varonil a ningún muchacho; lo hará mas feliz y mas util. Y si las niñas, a su vez pudiesen aprender. . . a manejar el serrucho y el martillo, lo mismo que el rastrillo y la azada, estarían mejor preparadas para hacer frente a las emergencias de la vida" (Ibid., pags. 212, 213).

Como consecuencia del estudio de estos y otros pasajes similares, se desarrollaron las clases de los Aventureros:

Abejitas Industriosas desde los 6 años.
Rayitos de Sol desde los 7 años.
Constructores desde los 8 años.
Manos Ayudadoras desde los 9 años.

Todos los requisitos de estas clases se basan en esas instrucciones. Incluyen el estudio de la Biblia y de la naturaleza. el aprendizaje de cosas útiles que se pueden hacer en el hogar, actividades al aire libre, primeros auxilios, higiene personal y del hogar, buen estado físico y servicio en favor de los demás.

Para cada clase los requisitos incluyen cinco tramos:

(A) Requisitos básicos (o generales),
(B) Mi Dios
(C) Yo Mismo
(D) Mi Familia
(E) Mi Mundo.

La intención de cada uno de estos tramos consiste en despertar el interés de los Aventureros en su mundo. Esto contribuirá a ponerle un firme fundamento a la vida de cada uno de ellos. Todo esto se puede lograr en una atmósfera alegre creada por la familia, la iglesia y la escuela al cooperar entre sí.

El Club de los Aventureros, la iglesia, la escuela sabática y el hogar deben trabajar estrechamente unidos para ayudar a los Aventureros a completar sus requisitos de clase. El Club es responsable de enseñar las clases, pero debe trabajar en colaboración con otros organismos que también atienden a los niños de esta edad, para colaborar y coordinar los esfuerzos. Los padres deberían estar directamente implicados para asegurarse de que los requisitos se completen en la casa cuando esto sea necesario.